miércoles, 11 de enero de 2012

COMENTARIO DE JERRY Y SANDRA SOLOMON

Jerry y Sandra Solomon nos visitaron recientemente y amablemente nos enviaron el comentario que publicaron en la prestigiosa web especializada "www.chow.com".

Nosotros hemos querido corresponder a su amabilidad traduciendo el mismo al castellano y colocándolo en nuestro blog.

Un abrazo muy fuerte, amigos, y ¡hasta pronto!
Joaquín Schmidt

"Escribo con regularidad en el tablón de Italia (suelo pasar cinco semanas al año en ese país con mi esposa) pero hasta ahora nunca había escrito en éste, menos para hacer una pregunta. Sin embargo, mi experiencia en Valencia ha sido tan fantástica que debo compartirla.
Habíamos estado en España cuatro veces antes, por lo que de la comida no esperábamos gran cosa, menos comer mucho pulpo y jamón. Con la excepción de San Sebastián, por lo general nos pareció que a la comida en España le faltaba frescura. No obstante, este viaje, de una semana y sólo en Valencia,  nos ha abierto los ojos. Hemos disfrutado durante todo el tiempo de buena comida con ingredientes frescos y grandes cantidades de fruta y verdura, no la dieta habitual de proteínas con verduras cocinadas hasta alcanzar tonos grisáceos.
Tras esa introducción he de añadir que la gran estrella con diferencia es Joaquín Schmidt. Coged un avión, un tren o lo que haga falta pero añadid Valencia y Schmidt a vuestro itinerario si os encontráis en cualquier lugar de la Península Ibérica. Aparte de que el propietario/chef también se encarga de las tareas de camarero y probablemente de lavar los platos (no había nadie ayudándolo), la comida y la experiencia general para los verdaderos aficionados a la gastronomía es excepcionalmente exquisita, creativa, deliciosa, atractiva... ¿Ya he dicho deliciosa?
Tienes sólo tres opciones (aparte del vino): cuatro, cinco o seis platos. No sabes lo que estás comiendo hasta DESPUES de comer cada cosa. Te reta a saborear realmente la comida e intentar solucionar el rompecabezas (y cada plato es un rompecabezas de sabores y conceptos) que te han presentado. Nosotros pedimos la opción con cinco platos y a mitad de la cena cambiamos y pedimos el sexto plato. No porque necesitáramos más comida (había muchas más cosas además de los cinco platos que habíamos pedido), sino porque quisimos prolongar el placer. Y cuando habían transcurrido tres cuartos de la cena, estábamos tan impresionados con la comida, la experiencia y el hombre que reservamos una mesa para el día siguiente y fue todo tan sublime (y completamente diferente, no se repitió ni un solo plato) como el primer día.
Espero que los verdaderos aficionados a la gastronomía tengáis la oportunidad de ir. Nuestras cenas, incluyendo dos botellas de vino cada noche (y vino de postre), salieron por unos 110 euros por persona. No es barato pero comparado con todas las veces que hemos comido en Europa y en EE.UU. por precios excesivos en los últimos años, fue todo un chollo.
P.S. Además de todo lo anterior, tuvimos la gran suerte de no tener ni una gota de espuma en ningún plato."

Jerry y Sandra Solomon, enero 2012
(Traducción de Regina Schmidt Río-Valle, Zurich, r.schmidt@aiic.net)

Original en inglés en:

http://chowhound.chow.com/topics/826478